Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Publicado por Bienvenidos a Portal Tecnologico

Ciudades de Grecia y Francia sepultadas tras las inundaciones

El lodo y los escombros han cubierto las ciudades de Ásos y Valleraugue tras las lluvias torrenciales provocadas por el medicane Ianos y un embolsamiento de aire frío en altura, respectivamente. Las imágenes son impactantes.

Ciudades de Grecia y Francia sepultadas tras las inundaciones
meteored.com.ar, by Meteored
Ciudades de Grecia y Francia sepultadas tras las inundaciones

El lodo y los escombros han cubierto las ciudades de Ásos y Valleraugue tras las lluvias torrenciales provocadas por el medicane Ianos y un embolsamiento de aire frío en altura, respectivamente. Las imágenes son impactantes.

Assos
Estado de una de las calles de Asos, en Grecia, tras las inundaciones del medicane Ianos.

Las islas jónicas en la noche del jueves recibieron el impacto del ‘MEDIterranean hurriCANE’ que tuvo su origen en las costas de Libia, hace algo más de una semana. Ianos -así fue nombrado por el Observatorio de Atenas- llegó acompañado por ráfagas de viento superiores a los 100 kilómetros por hora, lluvias torrenciales y una imponente marejada. Ásos acabó justo en la zona más activa, sometido por todos estos fenómenos en su máxima exponencia. El resultado fue una avalancha de agua, lodo y escombros que acabó sepultando casas y al menos 25 automóviles, según los medios de comunicación locales. El diario Ethos, además, traslada que la mayor parte de los barcos del puerto han quedado “completamente destruidos”.

Los vecinos de Ásos llevan días sin suministro eléctrico y con los accesos por carretera parcial o totalmente sepultados por los desprendimientos, aunque las últimas noticias ya hablan de una normalidad creciente en esos pasos. Según el Observatorio de Atenas y la web meteo.gr, muchas ciudades acumularon entre 150 y 200mm en apenas unas horas, aunque intuyen que deben haber valores superiores en estaciones inhabilitadas por la falta de suministro eléctrico.

Continúa leyendo el artículo desde su origen