Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Publicado por Bienvenidos a Portal Tecnologico

Debemos tener en cuenta que Internet es un océano  de información y que en este mar te puedes conseguir todo: desde predadores, piratas informáticos, gente que cree en la libre información y gente que no. Todo ello se consigue en la fauna del ciberespacio.

En este contexto, los softwares piratas desbordan las plataformas digitales. Bendición para muchos y maldición para otros. Una de sus ventajas es que gracias a la gran cantidad de personas que se ofrecen a la libre información, muchas empresas privadas entregan descuentos de sus productos.

Por otra parte, los softwares piratas te permiten explorar varias opciones antes de comprar un software original. También ofrecen la posibilidad de crear nueva camada de artistas en países de bajos recursos.

A esto se suma que es el primer paso para enfrentarse a la realidad del mundo digital, sin embargo, la búsqueda de un software pirata puede traer graves problemas, si se busca en lugares que no son de confianza. De hecho, es necesario saber nociones básicas sobre el pirateo, para usar software pirata y no caer presa de la ingeniería social o de personas mal intencionadas.

Un ejemplo.

Ahora bien, si te dedicas realmente al 100% a la creación de contenidos y dejaste de ser un aficionado, debes tener en cuenta que usar software pirata no es la opción:

  • Primero: estás dañando la industria musical.
  • Segundo: colocas en riesgos tus dispositivos físicos de sonidos.
  • Tercero: no contarás con el servicio especializado y las mejores actualizaciones de los software de audio que tienen los software pagos.

Desde hace unos días circula en televisión y redes un spot publicitario que busca desalentar el consumo de productos televisivos de forma ilegal. La campaña muestra como se ve facilitada la tarea de los hackers cuando las personas consumen contenido pirata y busca concientizar sobre cuáles son los riesgos.

Fue creada en conjunto por Ogilvy Uruguay (Grupo Punto) en colaboración con empresas de televisión como DIRECTV, Tenfield, VTV, Canal 4, Canal 5, Canal 10, Teledoce, TV Ciudad, Cablevisión, Montecable y Cardinal TV.

Además, contó con el apoyo de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (URSEC), la Cámara Uruguaya de Televisión para Abonados (CUTA), la Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos (Andebu) y la Alianza contra la Piratería de Televisión Paga (Alianza).

Según un informe publicado en 2020 por el Centro de Estudios de Telecomunicaciones de América Latina titulado Dimensión e impacto de la Piratería online de contenidos audiovisuales en América Latina, en seis meses los dominios ilegales tuvieron un 145% más visitas totales que los dominios para consumo de contenidos legales.

En los datos que corresponden a Uruguay se indica que el 17% del mercado local es pirata. Esto implica una pérdida de US$ 23 millones para los operadores de TV paga y US$ 19 millones para los programadores de TV paga; al mismo tiempo se pierde una recaudación superior a los US$ 13 millones en impuestos.

De acuerdo con el estudio, 289 puestos de trabajo se ven afectados al año por este delito.

¿Qué es piratería?

Consumir series, películas o contenido deportivo en línea sin ser a través de un sitio legal y de pago se considera piratería.

El especialista en seguridad de la información Hernán Racciatti explicó  cuáles son los riesgos a los que se ven expuestos los usuarios al consumir este tipo de contenidos ilegales.

“Cualquier persona sabe que tiene riesgos al consumir cualquier tipo de tecnología. Sin embargo, el usuario tomó conciencia sobre tener antivirus en la computadora o proteger los datos bancarios, pero según estudios, cuando la gente está buscando divertirse o en un momento de esparcimiento no está tan pendiente de las señales a las que se presta atención, por ejemplo, cuando se compra en línea”, destacó.

El especialista explicó que el tema de la piratería tiene varias aristas. Por un lado, alertó, el usuario entiende que está consumiendo un contenido que puede ser en apariencia gratuito; sin embargo, desde el momento en el que el sitio pirata pide ingresar un usuario, conectar con redes sociales o abre numerosas publicidades en forma de pop-up, el contenido deja de ser gratis.

“Los sitios piratas van recabando información que queda guardada y la venden para perfilar a los consumidores. Por eso luego sucede que estás navegando con la misma computadora y eventualmente aparecen publicidades que están más relacionadas con tu perfil”, explicó.

El almacenamiento de esos datos no es necesariamente lo más complejo –también lo hacen los sitios no piratas a través de las cookies–.
El mayor riesgo es que las plataformas piratas no tienen ninguna regulación ni cuidan los datos de los usuarios que se registran mediante cifrado, por lo que esos mismos sitios pueden ser hackeados y dejar expuesta toda esa información.

Los sitios piratas que piden crear un nombre de usuario y contraseña o aquellos con servicios ilegales –como por ejemplo los IPTV– acceden a datos bancarios además del correo y la contraseña. “Por ejemplo, hace un tiempo se desactivó una red pirata de IPTV y la gente que había pagado una anualidad por adelantado perdió mucho dinero”, explicó Racciatti.

No son los únicos que ponen en riesgo los dispositivos. Según el especialista existen aplicaciones que se encuentran disponibles como Popcorn Time o VLC que  en 2017 se descubrió que permitían el acceso y control a los dispositivos donde estaban instaladas. “Estas aplicaciones de un origen que no es oficial de los diferentes sistemas operativos suponen un riesgo, porque aunque no tengan un interés ilícito, no reciben actualizaciones periódicas y ponen en riesgo los dispositivos, computadoras, tabletas o teléfonos”, indicó.

Lo barato sale caro

El experto en seguridad informática Hernán Ricciardi indicó que las pautas a seguir para cuidarse de la piratería son las normas de ciberseguridad que se deben seguir en cualquier caso: prestar atención a las diferentes señales, no proporcionar datos sensibles sin chequear que se trata de algo oficial y no repetir siempre las contraseñas en todos lados.

Uno de los principales riesgos en el acceso a los sitios piratas es que les damos nuestro correo electrónico y ponemos la misma contraseña que en otros lados.

“Cuando les brindamos esa información de mail y contraseña (que probablemente usemos en otros lados) ya nos estamos exponiendo. Si el día de mañana ese sitio es hackeado o venden la información podrían existir situaciones de phishing u otras estafas virtuales comunes que están vinculadas a esos datos que nosotros le dimos a un sitio ilegal”, explicó el especialista.

Otro riesgo está en adquirir set up boxes que tienen Android TV con aplicaciones piratas.

“Esas cajitas no reciben actualizaciones periódicas como si sucede con dispositivos oficiales y por ahí estamos también en riesgo, porque en general iniciamos sesión con nuestras credenciales de correo electrónico”, añadió el especialista.

Cuando el delito es del usuario

En la mayoría de los países los condenados por los casos de piratería son los titulares de los sitios web que lucran con esa información e infringen los derechos de propiedad intelectual que tienen los diferentes contenidos.

Sin embargo, cuando un sitio pirata cae, los datos de sus usuarios quedan a disposición de la policía y no es seguro que a futuro la jurisprudencia entienda que quienes consumen ese tipo de contenido estén cometiendo también un delito. Los jueces de diferentes países conmienzan a indagar en la posibilidad de sentencias ejemplarizantes para internautas.

Extracto: el pais Uruguay