56A7D9DE4EA7DACC677A9244A49FEE38 " />
Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Facebook compró Whatsapp, ¿el por que?, y el Futuro

por diemmatotal Siempre Evolucionando para Ud 21 Febrero 2014, 00:02 Tecnologia

Facebook compró Whatsapp ayer. Paga 19.000 millones de dólares . La adquisición fue concretada, de palabra, el 14 de febrero, según Bloomberg , pero recién ayer se hizo pública.

Entre medio, Jan Koum, uno de los fundadores de Whatsapp, se dio el gusto de firmar los papeles de la venta en la puerta del local de seguridad social donde recibió asistencia cuando llegó, sin dinero, a Estados Unidos.

Alguien en la compañía hizo también otra cosa: dos días antes del acuerdo envió una nota DMCA (Digital Millenium Copyright Act, por sus siglas en inglés) a los promotores del proyecto OpenWhatsapp para que dejen de distribuir el software que permite acceder a la red de Whatsapp sin usar la aplicación oficial.

OpenWhatsapp nació en 2012 como lo hizo la aplicación no oficial Wazapp, un software de código abierto que le permite a los usuarios del Nokia N9 (que no cuenta con un cliente oficial) usar el servicio.

No hay perjuicio para el verdadero Whatsapp, en teoría, porque para funcionar requiere una cuenta y el pago, de ser necesario, se hace a esa compañía. En 2013 en OpenWhatsapp nació también una versión para BlackBerry 10 (cuando todavía no existía la versión oficial).

El texto de la nota enviada por Whatsapp lista todos los elementos que considera que infringen los derechos legales de compañía. La clave: el uso de la palabra Whatsapp, que tiene copyright, aunque distan de ser los únicos.

Nueve razones por las que Facebook compró WhatsApp

 

Facebook anunció este miércoles que comprará WhatsApp por 19.000 millones de dólares; se quedará así con el muy popular mensajero instantáneo para móviles. Más allá de lo que se dijo en los anuncios oficiales, van aquí algunos elementos para entender la decisión.

1) Lo móvil primero
Hace tiempo que Facebook considera al mundo móvil su prioridad; también, que ya no parece soñar con ofrecer una aplicación monolítica que ofrezca todos sus servicios (como hace en los equipos de escritorio), y que entiende que hay servicios que funcionan como redes sociales. Por eso tiene a Instagram (que funciona como una red social de fotos y está incorporando funciones de mensajero): a su propio Messenger; e intentó comprar Snapchat por 3.000 millones de dólares.

2) Es una red social móvil
Para mucha gente, WhatsApp es un servicio de mensajería pero también una red social simple; con grupos de contactos con los que comparte fotos, chistes, anécdotas, concreta encuentros, etcétera; un poco al estilo de los círculos de Google, pero más naturales. Y compite con el propio Facebook en popularidad dentro de los teléfonos móviles (en los celulares uruguayos se descarga más que Facebook).

3) Un futuro burbujeante
La mensajería instantánea es hoy el elemento clave de la computación móvil. Está siempre al tope de las aplicaciones más populares, y de las encuestas de uso (un celular barato no tendrá juegos, pero tiene WhatsApp) y vive quizás una burbuja. Los 16.000 millones de dólares hay que mirarlos en esa óptica, y también pensando que Facebook compra apostando al futuro de largo plazo.

4) Una marca que se hizo verbo
Como alguna vez lo fue el PIN del BlackBerry Messenger, WhatsApp es el sinónimo del chat móvil; han analizado incluir wasapear en los diccionarios de habla hispana; hay teléfonos móviles que tienen una tecla especial para WhatsApp (un "honor" al que sólo ha accedido Facebook); se usa como mini tienda móvil para realizar ventas, como consultorio médico, o para dirigir un equipo de fútbol .

5) No invierte publicidad
Lo logró sin invertir un dólar en publicidad. Lo hizo a fuerza de la estrategia de marketing más añeja: el boca a boca. Más en duda está cuánto factura; buena parte de sus usuarios no pagó el dólar anual que cobra por el uso del servicio. Oficialmente, mantendrán este esquema y evitarán la publicidad (eso dice WhatsApp en su blog, aunque nada impide que eso cambie en el futuro).

 

6) Un millón de usuarios nuevos por día
Es el más poderoso entre sus competidores: 450 millones de usuarios registrados, el 70 % lo usa a diario, suma un millón de usuarios nuevos al día. A fin 2013 tenía 400 millones de usuarios; si mantiene el ritmo de crecimiento, terminará 2014 casi con el doble. Sus usuarios intercambiaron un volumen de datos que, se estima, es igual al de todos los SMS del mundo intercambiados el año último. Ninguna otra red de mensajería o social crece a ese ritmo.

7) Es el más grande (y estaba a la venta)
Para Facebook no había muchas más opciones de compra; cuando Zuckerberg hizo su primera oferta en 2012, casi no tenía contrincantes. Hoy está Line, pero no tiene la presencia global de WhatsApp ni está presente en la misma cantidad de plataformas móviles. Además, planea una oferta pública de acciones que le daría una valuación de mercado cercana a los 8.000 millones de dólares. Viber, otra aplicación de mensajería y llamado móvil, está en manos de una firma japonesa; WeChat es enorme, pero casi todo su público está en China; del resto, o no se vende, o no una tiene escala mundial semejante (BlackBerry Messenger, Skype, Kakao).

8) No intenta ser otra cosa que una aplicación para enviar mensajes
Es un servicio multiplataforma, especializado, bastante estable y muy eficiente: hecho por 32 personas, no intenta ser —por ahora— otra cosa que un mensajero móvil (a diferencia de sus competidores, no tiene versión para PC o tabletas). Según cuenta la leyenda, Jan Koum, uno de sus fundadores, tiene en su escritorio una hoja con las reglas que definió Brian Acton para la plataforma: sin avisos, sin juegos, agregados raros ("no ads, no games, no gimmicks").

9) Es una puerta de entrada
A la vez, la justificación que dio Hiroshi Mikitani de la compra de Viber bien puede aplicarse al futuro de WhatsApp: el mensajero funciona una puerta de entrada (muy cercana al usuario) para otros servicios. Por lo pronto, Facebook mantendrá a WhatsApp como una empresa independiente, al estilo de lo que hizo con Instagram. El futuro dirá qué camino sigue.

 

 

Esto es lo que cambiará para ustedes, nuestros usuarios: nada (...) Podrán continuar usando el servicio sin importar en qué parte del mundo estén o qué teléfono inteligente estén usando", señala la última actualización del blog de WhatsApp.

El director de Comunicaciones de Facebook para Latinoamérica, Alberto Arébalos, aseguró  que desde la red social no se le van a aplicar modificaciones. "Va a seguir con las mismas características que ha tenido hasta ahora", afirmó.

Tras la compra, uno de los temores que más expusieron algunos usuarios es que WhatsApp podría incluir publicidad, el método principal de ingresos de Facebook. En la comunicación que informa sobre la adquisición, se asegura que no habrá "nada" que interrumpa la comunicación entre los usuarios. No existiría "ninguna alianza entre nuestras dos compañías si hubiéramos tenido que hacer concesiones sobre los principios centrales que definirán siempre nuestra compañía, visión y producto", ratifica el comunicado.

En este sentido, la aplicación funcionará de manera "independiente" tal como lo aseguró uno de sus fundadores, el ucraniano Jan Koum, y el creador de Facebook, Mark Zuckerberg.

¿Para qué se unen?

WhatsApp tiene 450 millones de usuarios. Por día, un millón descargan la aplicación. El servicio de mensajería aceptó la venta porque su objetivo es llegar a una mayor cantidad de personas, gracias a la "infraestructura tecnológica, la capacidad de marketing y de llegar a cubrir todo el mundo" que tiene Facebook, agregó Arébalos a El País.

 

A cambio, Facebook recibe la aplicación más descargada para celulares del mundo (incluso más que la suya, al menos en Uruguay). Con ella, quiere lograr que el mundo sea "más abierto y más conectado".

Pero después de haber hecho semejante inversión, también querrá una recompensa económica. Hoy día, la única fuente de ingresos de WhatsApp es el costo de suscripción: un dólar por usuario cuando cumple un año con la "app" descargada. "Una vez que lleguemos a ser un servicio con 1.000, 2.000 o 3.000 millones de personas, habrá muchas maneras claras en que podremos monetizar", dijo Zuckerberg.

Desde Facebook se desmintió que, con esta compra, la red social esté interesada en conquistar al público joven que supuestamente estaba abandonando la red social. "En WhatsApp nadie sabe cuántos adolescentes hay porque no pide datos sobre la edad (al momento de descargarla)", indicó Arébalos. "Son especulaciones que se hacen sin conocer la herramienta", puntualizó.

En el mismo sentido, opinaba uno de los cofundadores de WhatsApp, Brian Acton, en una entrevista de El País de Madrid de hace dos años: "Estamos contra el rastreo de datos. Está en nuestro ADN como empresa y como personas. Valoramos sobremanera la privacidad y seguridad. Hacerlo es ir contra nuestros principios".

Historia.

El ucraniano Jan Koum y el estadounidense Brian Acton trabajaban en Yahoo!. Un día se aburrieron y decidieron crear una aplicación que tenía el objetivo de avisar a una persona que no podía hablar por teléfono con un "No me llames", cuenta una crónica del periódico español. Luego, detectaron su potencialidad y la transformaron en un servicio de mensajería, que está disponible en múltiples modelos de teléfonos inteligentes.

¿Cómo funciona? Al bajarse la aplicación, el usuario debe poner el número de su celular. Luego, le aparecerá la lista de contactos de su libreta de direcciones. Cuando decide escribirle a uno de ellos, le aparecerá un "tick" verde que significa que el mensaje llegó al servidor. Luego, aparece un segundo "tick" que representa que el mensaje le llegó al smartphone del destinatario, aunque puede no haberlo leído.

Esta forma de comunicación la crearon y la actualizan 55 empleados en una oficina alquilada en California. Es decir, WhatsApp no tiene una sede fija, por lo que en ese sentido no se parece a las empresas gigantes del mercado tecnológico como Google, Apple, Microsoft o el propio Facebook.

No obstante, hasta ahora ha sido la empresa que mas ha crecido en un lapso tan breve: en solo cinco años de vida, el servicio de mensajería instantánea llegó a triplicar lo que Facebook hizo en esa cantidad de años. Ninguna compañía acumuló tantos usuarios con tanta celeridad en tan poco tiempo.

Pero estas cifras no los ponen ansiosos. Por ahora, solo quieren un servicio para enviar y recibir mensajes. Aunque la incursión de Facebook en su camino les puede modificar el rumbo. (Fuente: El Comercio, La Nación, El Tiempo/GDA, EFE, AFP y El País de Madrid).

Compras históricas de la tecnología

Desde 2006, las empresas más importantes de la tecnología han llevado a cabo diferentes adquisiciones con el objetivo de incursionar en más servicios. Por ejemplo, Google, en ese año, adquirió la plataforma de videos YouTube por US$ 1.300 millones. El buscador informático ha sido el más inquieto en incursionar en otros rubros: compró la app de tránsito Waze por ese monto y el fabricante de productos domésticos inteligentes Nest Labs por US$ 3.200 millones.

Facebook tiene una política más selectiva en su compra y más orientada a aquellas aplicaciones que se usan principalmente en celulares. En 2012, por ejemplo, adquirió Instagram, la red social de fotos, por US$ 1.000 millones.

Los ejecutivos de Snapchat rechazaron vender su compañía red social en varias ocasiones, la última vez después de que la red social les ofreciera US$ 3.000 millones. Snapchat se popularizó entre adolescentes y jóvenes por ofrecer una aplicación de mensajes cortos efímeros, ya que se eliminan del dispositivo móvil segundos después de ser leídos.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentarios

Ir arriba