56A7D9DE4EA7DACC677A9244A49FEE38 " />
Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Las redes sociales alimentan las ansias de fama en los jóvenes

por diemmatotal Siempre Evolucionando para Ud 22 Abril 2013, 09:22 Tecnologia

 

Desde la aparición de internet, sentir el reconocimiento público pasó a ser algo muy valorado por los adolescentes, fenómeno que redes como YouTube y Facebook han intensificado, según el Simposio de la Sociedad para la Investigación del Desarrollo Infantil de Estados Unidos.

dom abr 21 2013 20:00

Son nativos digitales, es decir, nacieron con internet en la casa, con el teléfono inteligente de los padres a su alcance y con la televisión como su niñera. Se trata de los preadolescentes, que van de los nueve a los 12 años, quienes han vivido un cambio valórico veloz de la mano del desarrollo de las redes sociales.

¿Qué ha cambiado en estos años que explique este fenómeno? "Lo más notable ha sido el surgimiento y el veloz desarrollo de internet. Si en 1995, la red global tenía 16 millones de usuarios, hoy esta cifra supera los 2 mil millones de personas", argumentan los investigadores del Centro de Medios Digitales Infantiles de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Ellos expusieron su trabajo "Cómo los medios sociales se relacionan con los valores de los preadolescentes" durante el simposio "Social media, social kids", realizado en el encuentro de la Sociedad para la Investigación del Desarrollo Infantil, que finalizó ayer en Seattle, EE.UU.

Según los investigadores de la UCLA, esta transformación valórica se ha visto reforzada por la aparición de redes sociales como YouTube y Facebook. La primera surge en 2005, y seis años después registraba 2 mil millones de videos vistos a diario en el mundo. Hoy, en 2013, alcanza los 4 mil millones.

En el caso de Facebook, que se crea en 2004, contaba con 600 millones de usuarios en 2011 y hoy ya tiene mil millones. Ambas redes estimulan a las personas a protagonizar sus propios videos y a compartir aspectos de sus vidas más allá de las personas con que tratan cara a cara. Es decir, alientan a los usuarios a hacerse famosos. "

El problema es que si alguien es recompensado por el solo hecho de tener un reconocimiento público sin contar con ningún tipo de habilidad que lo respalde, entonces cada vez más personas querrán lograr ese tipo de recompensa", dice la psicóloga Yalda Uhls, una de las autoras del trabajo.

 

Para ella, esta tendencia se agudizará, "ya que muchos menores están creciendo con herramientas digitales, celulares con cámaras de video con las que filman y fácilmente suben las imágenes a estas redes", explica Uhls.

Pero más preocupante aún es que "a menudo sean los adultos los que suben videos de los niños, sirviendo de modelo de que este tipo de reconocimiento es algo positivo que se debe buscar", agrega esta especialista.

Ana Vergara, psicóloga y académica de la U. Diego Portales cree, por su parte, que esto no se aplicaría tal cual a Chile. Esta investigadora en infancia y juventud piensa que "acá, más que fama, hay una búsqueda de la visibilidad a través de subir fotos, por ejemplo". Ella considera que se está produciendo un cambio en los límites de la privacidad, donde los jóvenes exponen sus actividades cotidianas ante una audiencia.

Por otra parte, Vergara destaca que "en nuestro país hay fuertes lazos de familia, de escuela y de comunidad. No hay un individualismo exagerado como en EE.UU."

Yalda Ulhs reconoce que entre los jóvenes estadounidenses que hacen un menor uso de los medios digitales existe también una mayor valoración del "sentimiento de comunidad".

Otro trabajo presentado en Seattle analizó el rol de los afectos de losadolescentes y el uso de los medios sociales. En este caso, los investigadores de la U. de Pensilvania y del Hospital de Niños de Boston estudiaron a jóvenes de entre 13 y 15 años.

Entre las conclusiones se destaca que cuando estos jóvenes están aburridos, ansiosos, enojados o tristes, tienden a ver más televisión, quizás como forma de "distracción o escapismo", explican.

Por otra parte, casi no recurren a escuchar música cuando se sienten mal. Algo inesperado fue ver que cuando están felices, entusiasmados o interesados en algo, no se vuelcan a las redes sociales. Solo se observa un aumento del uso de los videojuegos. (El Mercurio/ GDA)

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentarios

Ir arriba